Agustinos Prov. de México

Primeros Pasos

 Finalmente, el gran misionero Fr. Juan Bautista Moya no tuvo el honor de pertenecer al grupo de los conocidos siete primeros fundadores, debido a que se desvió a ver a su hermano para convencerlo de que también ingresara a la vida religiosa y al viaje de expedición y por este desvío ya no alcanzo a la embarcación con destino Nueva España.

Los siete primeros agustinos de tierras Novo Hispanas salieron de playas españolas el 3 de marzo de 1533 y tres meses después llegaron a San Juan de Ulúa, Veracruz un 22 de mayo, y cinco días más adelante, el 27 de mayo, parten a la antigua Tenochtitlan hoy Ciudad de México donde llegaron un  7 de junio.

A su llegada a la ciudad de México, los agustinos fueron hospedados por  los frailes dominicos. Cuarenta días después, se mudaron a una casa que habían alquilado, ubicada en la calle Tacuba a pocas cuadras del Convento Dominico, mientras conseguían sitio para edificar su propio Convento, en esta casa permanecieron durante cuatro años aproximadamente.

Los agustinos no tenían licencia para construir en la ciudad de México, pero por insistencia del pueblo se establecieron en ella. Siendo sus primeros lugares de apostolado los barrios de San Miguel y Salto del Agua.

En 1533 a trece leguas de la Ciudad de México fundaron el primer convento en el pueblo de Ocuituco, hoy en el Estado de Morelos.

Así transcurrió la primera gloriosa embarcada de estos siete primeros venerables hermanos. Juan de Grijalva documenta cuatro expediciones más, pero a decir de él mismo, hubo algunas más que ya no documentó. No obstante, se conoce que la última embarcada de religiosos procedente de la Provincia de Castilla, fue la del reconocido Fr. Alonso de Veracruz, que después de una estadía en Europa de once años, trajo en su retorno a América a 17 religiosos más, de los cuales sólo se conoce el nombre de Juan Montalvo.

 

FUNDACIÓN DE LA PROVINCIA DEL SANTÍSIMO NOMBRE DE JESÚS DE MÉXICO

Apenas cuatro años después de la llegada de los agustinos a Nueva España, en el año de 1537, se tuvo noticias de una supuesta carta enviada en 1536 al finado, para entonces, Fr. Francisco de la Cruz, en donde el Prior. General Fr. Gabriel de Venecia, sugería que se erigiera una Provincia nueva y distinta a la de Castilla. Para entonces los padres que trabajaban en la Colonia española, no aceptaron, las razones por las que no aceptaron son un tanto maquilldas por Grijalva que dice: por un lado porque no querían, por lealtad, separarse de la Provincia madre como lo era Castilla y por el otro porque para entonces ya era Provincial de Castilla Santo Tomás de Villanueva y el independizarse de aquella Provincia hubiera significado soltarse de la mano del santo Arzobispo de Valencia.

 

Jesús

de

México

En realidad, se sospecha que la verdadera razón por la que no se aceptó fundar una nueva Provincia fue porque esto conllevaba el peligro de provocar la suspensión del envío de religiosos, mano de obra indispensable para la recién iniciada misión evangelizadora.

No obstante, de la supuesta carta mencionada no se sabe nada por lo que algunos creen que nunca existió y que sólo se hacía alarde de ella porque lo que en realidad si existía era el deseo de independizarse de la Provincia de Catilla desde casi el principio esto es muy probable ya que en el año de 1547 San Román Vicario en estas tierras de la Provincia española, manifestaba el deseo de independizarse erigiendo una nueva Provincia, pero el General  Seripando envía una carta al provincial de España donde le expresa que no es posible constituir una nueva provincia independiente sin el consentimiento de los definidores en un capítulo general.

Veinte años después cuando por fin las autoridades agustinianas se decidían a conceder la independencia a la Provincia de México, si este fuera el parecer de la mayoría, no llego a término ya que el 14 de enero de 1965 el Rey Felipe II intervino con tres misivas, una para el general; otra para el vicario provincial en la Nueva España y por si fuera poco una tercera para el Virrey de la Nueva España, todo esto para que no se realizará por ningún motivo la separación de Provincias.

Y aún con todo, el General Cristóbal de Padua expidió un documento sobre la autonomía de la Provincia de México, suscrito el 16 de febrero de 1565, entonces ¿en este año la Provincia de México es constituida por primera vez bajo autoridad legítima?

Al parecer la fundación se tiene que retrasar pues al final por presión del monarca el prior general revocó dicha petición el 29 de junio de 1565, de nueva cuenta el sueño de independencia, a cuatro meses de que parecía se había cumplido, se ve truncado.

Es hasta el año de 1568 un 4 de junio cuando el capítulo general celebrado en Padua reelige a Fr. Cristóbal de Padua como General de la Orden, y apenas un día después, éste decreta definitivamente la separación de la Provincia de México. La fundación canónica de la provincia del Santísimo Nombre de Jesús de México, por orden del Capítulo General de Padua, se realizó unos días siguientes del 5 de junio de 1968.

 

 

 
X
Password:
Wrong password.